..

Ya en pasados números de nuestra revista, definíamos a grandes rasgos lo que era el "blues", al tiempo que lo colocábamos en un contexto histórico-real. Hilando con lo que ya se dijo en su momento, recordaremos que el blues nació en las llanuras y secarrales de Teruel. Al surgir de las raíces más profundas del pueblo, y por ser del pueblo, no se han conservado nombres propios, sino que ha llegado hasta nosotros como un legado popular anónimo, mezcla de historia y tradición tras un lento proceso de maduración (que ocupa los siglos XVII y XVIII) y tras extenderse a través del Ebro (forever and Eber) por todo Aragón y Cataluña hasta Albacete, saldrá finalmente de la península y llegará hasta los estados del sur USA (concretamente al estado de Oregón, que tomará el nombre de nuestra tierra pero con su particular peculiaridad fonética) y le darán ese sabor típicamente negro-americano. Pero insistamos en el tema que nos preocupa. Es en el siglo XIX cuando el blues experimenta un gran auge y transformación obra y gracia del gran Choan Chosé Adoquín, quien como posteriormente haría su aventajado alumno Choaquín Costa, elevaría el blues a la categoría de ARTE.

Adoquín será el elemento catalizador y sintetizador, que partiendo de los viejos espirituales de Albarracín y de la tradición blusera anónima, llegará con un estilo propio a influenciar de una forma total y absoluta la obra posterior. Nada sería ni habría sido sin la influencia de Adoquín, al cual sin embargo se le ha postergado al olvido más absoluto.

Ya en el siglo XX tenemos la Longaniza del Gran Fer, artista del que hablamos en otro artículo más adelante, obra culmen y definitoria de la cultura aragonesa y de la música "blues". Obra total, que no olvidemos, se nutre de la influencia de Adoquín, como el mismo autor reconoce en el prólogo:

"Choan Chosé Adoquín es como un cagarro en el desierto, como una luciérnaga en la chorra. Su obra es total y definitiva. Es nuestro padre cultural, existe un hasta Adoquín y un después de Adoquín" (Prólogo a la Longaniza del Gran Fer). Incluso autores más recientes de blues, como Miguel Fleta, Antonio Gracia, Big "Tonto" Carbonell o J.A. "Old Fingers" Labordeta, han consagrado parte importante de su basura al recuerdo de ese hombre, aunque con resultados más bien desafortunados. Vaya pues desde estas líneas el homenaje a este bluesmen que fue, es y será pilar indiscutible de nuestra cultura, recordando algunos de sus "blues" más conocidos:


Si quieres plantar patatas

Plántatelas en el culo

Que tendrás el fiemo cerca

Y el regadío seguro

--------

La primera vez que jodí

jodí con una preñada

y el tontolaba del hijo

me mordió la punta laba

--------

Los cojones de mi abuelo

pesaron en la romana,

pesaron catorce arrobas

y aún descontaron la lana

--------

Si quieres ver lotería

bájame los pantalones

y verás salir el gordo

y un par de aproximaciones

--------

Hace días me picó

una avispa en el tozuelo,

y me pasé una semana

sin poder mirar al cielo

--------

San Lorenzo en la parrilla

les decía a los judíos:

"Dadme la vuelta cabrones,

que tengo los huevos fríos"

--------

Cuando me parió mi madre

me parió encima una mesa,

y a la que llegó mi padre

ya se me ponía tiesa.

--------

Doscientos calvos a un tiempo

se fueron a confesar,

y salió un padre diciendo

paice esto un melonar

--------


 Con motivo del centenario del ajusticiamiento público de Choan Chosé Adoquín, el sello Palangana Records, con el patrocinio del ministerio de defensa ha editado por fin lo que tan ansiosamente esperábamos: una recopilación de bluses y blusas del maestro Adoquín, interpretados por el grupo músico vocal "Morcilla Baturra". Granjeros de Montañana, ganaderos de Pastriz, buscadores de oro de Luceni, Charcuteros de Novallas..., todos tienen cabida en la temática del disco, que sin duda alguna hará las delicias de los amantes del blues y de todos los majaderos en general.

 

INDICE..........IMEIL.........ENLACES